Condimentos

Las especias favorecen la salivación y refuerzan la actividad digestiva. Es decir, los condimentos al hacer más sabrosa y realzar los sabores de las comidas, hacen que el flujo salivar excite la secreción de otros jugos digestivos. Además, una vez en la boca, los alimentos que contienen almidón son más beneficiados por las especias y esto conlleva a su vez, a una mejor digestión de las proteínas y ácidos grasos.